maribelsánchezmartínez9@gmail.com

lunes, 13 de enero de 2014

EL ÁGUILA, AVE SAGRADA.

Constelación al Norte de Capricornio.






Es una Constelación pequeña pero hermosa, situada al Sur de Cisne, en el Ecuador. Su estrella más luminosa es Altair, y ocupa el duodécimo lugar entre los astros más brillantes del cielo. Altair es el nombre árabe para Águila. Capricornio la comparte con Sagitario.
Altair es uno de los vértices del Triángulo de Verano, junto con Vega, en Lira y Deneb en Cisne.

No podemos confundir la Constelación con la Nebulosa de su mismo nombre.
En la Nebulosa del Águila, situada en la Constelación de Serpens, se forman muchas estrellas. Es más, es casi el único lugar del firmamento donde todavía se forman estrellas. es por eso que es llamado " Los Pilares de la Creación". Actualmente, la tasa de natalidad en nuestro Universo es muy baja .

El Águila está relacionada con la leyenda de Prometeo. Forma parte de los dominios de Zeus, para los griegos. Zeus se transformó en Aguila para raptar a Ganímedes, el bello chico de Acuario, del que muy pronto nos ocuparemos. 

El Águila es una de las aves más longevas. Puede llegar a vivir 70 años. A los 40 años, debe de tomar una decisión importante si quiere seguir viviendo. Sus uñas se tornan apretadas y flexibles y ya no consigue atrapar a sus presas. Su pico largo y puntiagudo se curva hacia su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. Volar es ya muy complicado y no le queda más que morir ó renovarse.

El proceso va a durar 150 días. Volará hacia lo alto de una montaña y se quedará allí, en un nido cercano a un paredón. Se golpeará el pico contra la pared hasta arrancárselo y esperará a que crezca . Con el pico nuevo se desprenderá de las uñas y cuando crezcan nuevas, se arrancará sus plumas viejas. Después de transcurridos 5 meses ya podrá volar totalmente renovada.
Otra de las característica de este animal es que puede volar de cara al Sol.
Representa el poder, la grandeza, la intrepidez, la visión desde las alturas. Utiliza los vientos tempestuosos para alcanzar mayor altura.

Y  para finalizar esta entrada, unos fragmentos de Farid Uddin Attar, en su delicia de " El lenguaje de los pájaros" , que nos aportarán belleza.

Ha dado al loro un collar de oro; ha hecho de la abubilla la mensajera del camino. El firmamento es como un pájaro que bate sus alas en la ruta que Dios le ha trazado; viene a golpear con su cabeza a su puerta como un martillo.
Ante la idea de Dios, el espíritu se desconcierta, el alma se desploma; a causa de Dios, el cielo gira, la tierra vacila. Desde el lomo del pez hasta la luna, cada átomo atestigua su existencia. La profundidad de la tierra y la elevación del cielo le rinden uno y otro en particular testimonio.
 Dios produce el viento, la tierra, el fuego, la sangre; por estas cosas él anuncia su secreto. El cogió la tierra, la amasó con agua y, después de cuarenta mañanas, colocó allí el alma, que a su entrada en el cuerpo le dio vida. Dios le dio inteligencia, para que tuviera el discernimiento de las cosas; cuando vio que la inteligencia estaba en posesión del discernimiento, le dio la ciencia, para que pudiera apreciarlos. Cuando el hombre tuvo sus facultades, confesó su impotencia y se sumergió en la admiración, mientras que su cuerpo se dedicó a los actos exteriores. Amigos o enemigos, todos doblan la cabeza bajo el yugo de Dios, que su sabiduría impone y, cosa admirable, él cuida de todos nosotros.
El humay, el de la sombra feliz, llegó ante la asamblea, él, cuya sombra crea a los reyes. Del humay es de donde ha venido la palabra "humayún" (afortunado), porque éste es, entre los pájaros, el que tiene más ambición. "Pájaros de la tierra y del mar -dijo-, yo no soy un pájaro como los otros. Una alta ambición me hace actuar y es por satisfacerla por lo que me he separado de las criaturas; así, pues, yo tengo por vil a mi perra alma. Los reyes se ponen por las nubes bajo la influencia de mi sombra; pero no me agradan los hombres que tienen carácter de mendigo". 




----------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario