maribelsánchezmartínez9@gmail.com

viernes, 7 de marzo de 2014

LA COLA DE LA BALLENA AL SUR DE PISCIS

LA CONSTELACIÓN DE CETUS, EL MONSTRUO MARINO




La ballena es una Constelación que se extiende desde el Ecuador hasta el Hemisferio Austral por debajo de las dos Constelaciones Zodiacales de Aries y Piscis. La figura antigua es la de Cetus, que significa Monstruo Marino. Como figura mitológica es la personificación de los peligros del mar, los terrores desconocidos y las criaturas extrañas. Con el paso de los años el nombre de la Constelación es de Ballena, aunque sigue siendo en muchos aspectos desconocida.
Es la cuarta Constelación en orden a su tamaño. Su cabeza se dirige hacia el Norte y la mayor parte de su cuerpo, está ubicada en el Hemisferio Sur. Las estrellas de la cola se hallan debajo del segundo pez horizontal de la Constelación de Piscis.
La estrellas principales son Menkar, que significa nariz, son las fauces abiertas de la Ballena, es una estrella color naranja- roja. Deneb-Kaitos se encuentra en la parte de la cola y es la estrella más brillante de la Constelación, aunque a veces la que más brilla es la estrella Mira, que significa Maravillosa. Deneb-Kaitos es de color amarillo. Los árabes la conocían como la segunda rana. La primera rana es Fomalhaut, estrella de la Constelación de Piscis Austrinus.
En los mitos y leyendas, Cetus es el monstruo marino en la famosa historia de Andrómeda, la pobre mujer encadenada a una roca para ser sacrificada y entregada al monstruo marino. Ella es la víctima del orgullo y vanidad de su madre Casiopea, que molestó a las Nereidas diciendo que ella y su hija superaban en belleza a las hijas de Poseidón, que airado manda a Cetus a las costas de Etiopía para destruirlos. Su madre, fue humillada  por Poseidón que la catasterizó en el cielo nocturno entronizada y hacia abajo. Esta Constelación, Casiopea, junto a Andrómeda se sitúan en el Hemisferio Norte, arriba de Piscis.
La Constelación de Casiopea tiene la forma de W y nos sirve para localizar la estrella polar, sirve de guía a los marinos.


Este monstruo marino es citado en la Biblia como Rahab y Leviathan. En Isaias 51: 9 y en Job 26:12.
" Al mar agitó con su poder y a Rahab quebrantó con su entendimiento".
El relato del monstruo marino tiene paralelismos con el babilónico de la creación. El dios tormenta Marduk asesina a su madre, el monstruo marino y diosa del caos y la creación, Tiamat, lo parte en dos y crea el cielo y la tierra. Marduk es el más fuerte y el más sabio de todos los dioses y fue elegido para matar a Tiamat. Un día consiguió atraparla con sus redes y Tiamat gritó con furia, después le tiró una flecha a la garganta y la mató. El dios Marduk también volaba en un caballo blanco, como Perseo, cuando vió encadenada a la roca de un acantilado a Andrómeda.




La ballena es uno de los animales más grandes del planeta. El término ballena, del latín "ballaena", está emparentado con el griego " phalaina", que se refiere a forma cilíndrica o hinchada. La ballena es un mamífero adaptado a la vida marina. Tiene necesidad de respirar aire, así es que se ve obligada a salir a la superficie, aunque está adaptada para resistir 40 minutos sumergida. Las aletas, a diferencia de los peces son horizontales. La boca está provista de barbas, sobre todo en la ballena azul, el animal más grande del planeta. Las barbas tienen la función de filtrar agua para que queden los pequeños peces dentro, son pliegues, no son dientes. Hay otro tipo de ballenas dentadas, que comen peces más grandes.
Cada dos años tienen crías, normalmente una, aunque excepcionalmente,  pueden tener dos. La cría mide unos 7 metros al nacer y viajan hasta zonas templadas para poder amamantarlas durante seis meses.
Hay ballenas que pueden llegar a pesar 50 toneladas y viajar a 50 km por hora. Pueden llegar a medir 20 metros. Algunas ballenas cantan y se comunican entre ellas, son las azules y las jorobadas.
Otra de las curiosidades de este magnífico animal es que sólo duerme una parte de su cerebro, la otra mitad permanece despierto para no olvidarse de salir a la superficie y respirar. 
El corazón de una ballena tiene el tamaño de un gran coche y su cerebro llega a pesar 7 Kg., el de un ser humano 1,2 Kg. El mayor depredador de las ballenas es el hombre y actualmente, a pesar de los esfuerzos por erradicar la caza de estos animales, hay países como Japón y Dinamarca que hacen caso omiso a las advertencias. Las ballenas mantienen el equilibrio del planeta y están en peligro de extinción.


No debemos olvidar que las Ballenas, como todo lo que existe en este mundo forman parte de la Creación y en el Talmud, el Leviathán es mencionado de esta manera:
" Hay doce horas en un día. En las primeras tres horas, Dios se sienta y aprende La Torá, las segundas tres horas Él se sienta y juzga al mundo. La terceras tres horas Dios alimenta al mundo entero; el cuarto período de tres horas Dios juega con el Leviathán."

No hay comentarios:

Publicar un comentario