maribelsánchezmartínez9@gmail.com

domingo, 15 de junio de 2014

LA LUNA Y EL SOL

VISTOS DESDE LA TIERRA CON EL MISMO TAMAÑO






El simbolismo del Sol y la Luna está estrechamente unido, por cuanto ésta representa la luz solar reflejada, por eso dedicamos una entrada a los dos; cierto también es que acabamos de publicar el signo de Cáncer y el de Leo, siendo el Sol el regente de Leo y la Luna la regente de Cáncer.  Estas luminarias están estrechamente unidas a nuestras vidas. Durante el día nos ilumina el Sol, por la noche, su luz se refleja en la Luna. El Creador se está manifestando a través de el Sol y la Luna, el Padre y la Madre.

Cuando hay conjunción, cuando se juntan el Sol y la Luna, vistos desde la Tierra, se denomina fase de Luna Nueva, es la noche más oscura, ella no es visible. Cuando el Sol y la Luna están a mayor distancia, a 180º se llama la fase de la Luna Llena, la Oposición.

Los Plenilunios y Novilunios se suceden 12 veces al año y con todos los signos del Zodiaco.




La hipótesis general hoy en día es que el sistema Tierra-Luna se formó como resultado de un gran impacto: un cuerpo celeste del tamaño de Marte colisionó con la joven Tierra, volando material en órbita alrededor de esta, que se fusionó para formar la Luna. Se cree que impactos gigantescos eran comunes en el Sistema Solar primitivo. Los modelados de un gran impacto a través de simulaciones computacionales concuerdan con las mediciones del momento angular del sistema Tierra-Luna, y el pequeño tamaño del núcleo lunar; a su vez demuestran que la mayor parte de la Luna proviene del impacto, no de la joven Tierra.

  La Tierra y la Luna poseen composiciones isotópicas prácticamente idénticas. El mezclado de material evaporado posterior al impacto entre la Tierra y la Luna pudo haber equiparado las composiciones, aunque esto todavía es debatido.
La importante cantidad de energía liberada en el gran impacto y la subsecuente fusión del material en la órbita de la Tierra pudo haber derretido la capa superficial de la Tierra, formando un océano de magma.

El hecho de que la Luna salga aproximadamente una hora más tarde cada día se explica conociendo la órbita de la Luna alrededor de la Tierra. La Luna completa una vuelta alrededor de la Tierra aproximadamente en unos 28 días. Si la Tierra no rotase sobre su propio eje, sería muy fácil detectar el movimiento de la Luna en su órbita.

Este movimiento hace que la Luna avance alrededor de 12° en el cielo cada día. Si la Tierra no rotara, lo que se vería sería la Luna cruzando la bóveda celeste de oeste a este durante dos semanas, y luego estaría dos semanas ausente durante las cuales la Luna sería visible en el lado opuesto del Globo.

Sin embargo, la Tierra completa un giro cada día (la dirección de giro es también hacia el este). Así, cada día le lleva a la Tierra alrededor de 50 minutos más para estar de frente con la Luna nuevamente (lo cual significa que se puede ver la Luna en el cielo). El giro de la Tierra y el movimiento orbital de la Luna se combinan, de tal forma que la salida de la Luna se retrasa del orden de 50 minutos cada día.
Planeta doble es la denominación que algunos científicos dan al sistema Tierra-Luna debido al desmesurado tamaño que presenta el satélite con relación al planeta, de sólo 81 veces menor masa, es decir sólo 3,6 veces menor que la Tierra en diámetro (si el planeta fuese del tamaño de una pelota de baloncesto, la Luna sería como una pelota de tenis).




Se ha confirmado científicamente, después de muchísimos años de especulaciones al respecto, que hay una correlación entre las fases de la luna y los ritmos biológicos del ser humano. durante el sueño. Un grupo de científicos suizos observaron que, alrededor de la luna llena, las ondas delta del electroencefalograma se reducían un 30 por ciento durante el sueño NMOR, un indicador del sueño profundo, que los participantes tardaron cinco minutos más en conciliar el sueño y, en general, que durmieron veinte minutos menos. Los participantes voluntarios sintieron que durmieron mal durante la luna llena, fase durante la cual se observaron en ellos niveles menores de melatonina, hormona que regula los ciclos del sueño- vigilia.


La Luna es excepcionalmente grande en comparación con su planeta la Tierra: un cuarto del diámetro del planeta y 1/81 de su masa. Es el satélite más grande del Sistema Solar en relación al tamaño de su planeta, aunque Caronte es más grande en relación a Plutón. La superficie de la Luna es menos de una décima parte de la de la Tierra, lo que representa cerca de un cuarto del área continental de la Tierra.




El Sol es la estrella más cercana a la Tierra. Es nuestra fuente principal de energía manifestada en Luz y Calor. Debido a su atracción, hace girar a los planetas a su alrededor. Gira sobre su eje, en el Ecuador 25 días y cerca de los Polos 36 días. Su temperatura media es de 6000ºC.

Se encuentra a unos 150 millones de Kms de la Tierra y tiene unos 1,400,000 Kms de diámetro.

El Sol se está moviendo hacia la Constelación de Hércules a 19 Kms por segundo.

Se compone de Hidrógeno, el 70% y de Helio, el 27%. El 3% restante está compuesto de elementos pesados.

Actualmente hay mucha actividad en el Sol. Llamaradas gigantescas. Cada 15 segundos cambia su configuración y hay variaciones en las pequeñas estructuras de su compleja atmósfera.

El Sol mantiene día a día la vida en la Tierra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario