maribelsánchezmartínez9@gmail.com

jueves, 27 de febrero de 2014

PROTEO Y LA ENERGÍA DE PISCIS

LA METAMORFOSIS Y LA PROFECÍA




Es época de la celebración de los Carnavales y esta entrada la vamos a dedicar a Proteo. Estamos viviendo y sintiendo la energía de Piscis y además, su regente Neptuno está instalado en su casa y nos acompañará durante catorce años, que son los que permanece en cada signo zodiacal. Esta energía está siendo muy intensa y es interesante tener conocimiento de la misma para entenderla.
Homero cita a Proteo y sus transformaciones en el viaje de Ulises en la Odisea, IV.
La leyenda más descriptiva nos llega desde Egipto. Proteo tenía su morada en el mar, habitaba en la ciudad de Faro, situada en el delta del Nilo, donde se cree que estuvo una de las siete maravillas del mundo antiguo, el Faro de Alejandría.
Cuentan que a mediodía emergía del mar y reposaba dormido sobre las rocas de la costa, siempre acompañado de las criaturas del mundo submarino, que tenía bajo su custodia, como un pastor cuida de su rebaño. Tenía el don de profetizar el futuro, ya que habitaba el mundo submarino, acuoso, mutable, donde no existen las fronteras entre pasado, presente y futuro. Tenía la llave del mar y el poder sobre todas las cosas; ya sabéis, la información te confiere poder.
No era de su agrado que le interrumpiesen el descanso, ya que la vida en el mar es muy, muy dura.
Cuando alguien quería una predicción de su futuro, tenía que atraparlo, ya que se transformaba en miles de formas y era muy complicado, casi imposible. Después de todos los esfuerzos en sus cambios de forma, cuando alguien conseguía atraparlo, entonces no le quedaba más que rendirse, adoptaba su forma verdadera y decía la verdad. Después, volvía al mar y desaparecía.
Proteo está relacionado con el arte hermético de la Alquimia. 
José Enrique Rodó en " Motivos de Proteo", dice: " la mutabilidad del ser, la transformación permanente que el tiempo trae con sus aguas siempre inquietas"." La vida que resurge y se amplía mediante la expresión de nuevas formas". Sin duda, citar aquí la vinculación de estas palabras con " la proteína". El término proteína procede del griego "proteios", que significa primario y hace alusión a Proteo, hijo del Océano. Esta denominación ha sido profética también, ya que se ha ido revelando en las investigaciones que las proteínas están dotadas de múltiples formas y funciones distintas, como nuestro protagonista de la leyenda, Proteo.



Y para deleitarnos, vamos a citar un soneto dedicado a Proteo de Jorge Luis Borges:

Antes que los remeros de Odiseo
fatigaran el mar rojo como el vino
las inasibles formas adivino
de aquel dios cuyo nombre fue Proteo.
Pastor de los rebaños de los mares
y poseedor del don de la profecía, 
prefería ocultar lo que sabía
y entretejer oráculos dispares.
Urgido por las gentes asumía
la forma de un león o de una hoguera
o de árbol que da sombra a la ribera
o del agua que en el agua se perdía.
De Proteo el egipcio no te asombres,
tú, que eres uno y muchos hombres.


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar