maribelsánchezmartínez9@gmail.com

lunes, 21 de julio de 2014

EL SIGNO DE LIBRA Y SU ENERGÍA.

EN EL FILO. EN LA FRONTERA. EN EL LÍMITE




Es un signo cardinal y masculino. Pero su regente es Venus, femenino. Por lo tanto, aquí hay una contradicción, una lucha. Y en esa lucha de opuestos, se crea siempre la indecisión. Es un signo de aire, se mueve en el mundo de las ideas. En el signo de aire, Géminis, no para de hacer, lo difícil es que pare. El signo de Acuario, de aire, habla mucho, mucho hablar, mucha teoría, visión de futuro, pero no hace nada. El signo de Libra, habla bello, muy bello, es encantador, pero no se moja, siempre permanece diplomático. Si tomo esta decisión está bien, pero si tomase la opuesta, también estaría bien. Así, quedaría bien con todos, nadie se enfadaría. Reuno información de todo y así voy consiguiendo el equilibrio de todo. Como estoy constantemente buscando la armonía y el equilibrio de todas las cosas, me conduce al final a la indecisión.
Rige la casa VII, la de los demás. Es lo Occidental. Libra siempre gira en torno a las relaciones con los demás. Necesita de compañía, pero no estaría de más que se aprendiera de la empatía de Cáncer y de la confianza en uno mismo de Capricornio. 

Es un signo Cardinal, por lo tanto, aquí hay un despliegue de energía importante, pero necesita relacionarse con el OTRO. Aquí hay un planeta femenino, Venus , en un signo masculino y cardinal. La casa VII tiene que ver con el compromiso, nada que ver con la casa I, que es individualista, que no piensa en el otro. Lo vemos como un deber, se está obligado a relacionarse pero es cardinal. Tiene que haber un gran esfuerzo aquí, me tengo que flexibilizar, por eso es una energía bastante compleja. No se admiten órdenes que no vengan de mí, pero necesito al OTRO. Así que, ahí está el arte de Venus, cómo conseguir lo que quiero sin que se note mi verdadera voluntad. Esa es la habilidad para salirse con la suya sin que se haya notado.

Libra en griego significa " yugo". Es una energía de cooperación, de buscar el opuesto. Lo que yo tengo en la casa siete es lo que busco, pero no quiero enfrentamientos, utilizaré la diplomacia. Sin duda, es una tarea difícil. El signo de la balanza representa este signo y la sostiene la Justicia, pero para que haya verdadera Justicia tiene que existir una pizca de Misericordia y en este campo a Libra no le gusta moverse en el terreno de las emociones, es un signo de aire, mental. En el aire, hay frialdad. Tengo que cumplir con una labor y necesito elegir con objetividad a las personas idóneas para esta empresa.

Energía tranquila. Ni bien, ni mal. Ni caliente, ni frío. Ni fu, ni fa. Ahí se quedan. Siempre al borde de todas las cosas, aquí estoy, equilibrando la brújula constantemente.



Libra rige la casa séptima situada en el Hemisferio Sur ( Social), y el Hemisferio Oeste ( Destino). Es un sector del presente. El arquetipo del Amante, descubre la energía vital que se posee, la identificación de los aspectos desconocidos de uno mismo, a través del sentimiento que el otro  despierta en toda clase de relaciones ( social), la capacidad de amarnos tal y como somos ( autoestima), y en definitiva, moviliza a Eros, y como esta energía es muy fuerte y arrolladora ( ya que se siente y luego se racionaliza), parece que nos invada desde el exterior ( destino). Este arquetipo hace que el ser humano se involucre con la vida y la ame ( presente ). Sin un buen grado de autoestima, enamorarse de la vida puede llegar a ser muy problemático.

Libra es un signo definido como armonioso, justo, refinado y equilibrado. A los que conozcan nativos del signo, les será difícil encajarlos en esta definición, ya que quizás sean así en algunas ocasiones, pero la mitad de la vida se la pasan intentando encontrar el punto medio entre dos puntos contradictorios, como un farmacéutico intentando equilibrar su pequeña balanza. De aquí nacen dos de las características más conocidas del signo: La capacidad de contraste y mediación, y la eterna duda. La respuesta a esta actitud, está definida en la naturaleza profunda del signo. Libra representa el reconocimiento del otro que hay en su interior, a través del espejo personificado en el otro, el tú exterior opuesto a su yo, ese par desconocido que no quiere o no puede reconocer, esas cualidades o defectos propios que el otro refleja, a través de sus  propias proyecciones. El otro personifica lo que odia o ama de su naturaleza y todavía no reconoce ( no olvidemos que odio y amor son dos caras de la misma moneda). La casa séptima ( regida por este signo) es la opuesta a la primera casa, que es donde afirmamos lo que creemos ser, mientras que en la séptima encontramos a múltiples otros con los que compartimos, nos asociamos, nos casamos, o considerados nuestros enemigos; en una palabra, todas aquellas personas que nos son afines y nos gustan, o las que no nos gustan y rechazamos.” Lo semejante atrae a lo semejante”, y así, el otro en nuestra vida nos lleva a reconocer nuestra totalidad.
Si uno es capaz de aceptar y amar a su bestia interior, la sombra, ésta dejará de rugir, y lo más probable es que acabe por convertirse en un hermoso príncipe, como en el cuento “ La bella y la Bestia”.
La energía que el amante Libra moviliza es fuerte y arrebatadora. Sin ser tocado por Eros, se puede nacer, pero es difícil vivir: enamorarse, no solo es inflamarse de pasión por una persona; uno se enamora también apasionadamente de una profesión, se siente llamado vocacionalmente, vibra ante la naturaleza y se emociona ante una creación artística, siente la maravillosa sensación de estar vivo.
Eros, el jovencito alado armado de arco y flechas,  se balancea constantemente en el interior de este arquetipo.

Textos de Alice Bailey.:

"Libra nos presenta muchas paradojas, y marcados extremos, dependiendo de si uno está en la vuelta del zodíaco en sentido de las agujas del reloj, o en la trayectoria inversa, la del discípulo que ha vuelto conscientemente, al sendero evolutivo, al camino de regreso al hogar. Se dice que es uno de los signos más difíciles de comprender. Es el primer signo que no tiene ni símbolo humano ni símbolo animal, excepto que sosteniendo la balanza está la figura de la justicia –una mujer cegada— cegada tal vez para la objetiva visión exterior, que la visión intuitiva interior debe adivinar dónde está la justicia".

"En este punto empezamos a ver por qué, en este tranquilo signo, nos encontramos con los problemas del sexo y el dinero, ambos buenos servidores y malos maestros, según el uso que se haga de ellos. El sexo es un sacramento, una compensación del hombre y la mujer, para la producción de las formas, para la continuación de la vida evolutiva. El dinero es un medio de trueque, de compartir a distancia. Si es amado y retenido sólo por sí mismo, es el oro del avaro, y si no, el oro del amante, entregado corazón".

"El libriano se maneja pesando y equilibrando todas las cosas. Esta actitud lo hace aparecer frecuentemente fluctuante e indeciso. Sabiendo que hay innumerables gradaciones entre el negro y el blanco, él es raramente propen¬so a ser un extremista. Sabe que aquellos que son mirados como pilares de la sociedad pueden ser fariseos; y los modestos y humildes, la sal de la tierra; que aquéllos que declaran su excelencia más vehementemente pueden ser los menos meritorios; que el sabio de palabra puede actuar como los necios; los necios pueden encontrarse con tesoros; que los juicios del mundo pueden ser revocados por una corte superior; que la verdad puede manifestarse sobre la tierra de muchas inverosímiles maneras".

2 comentarios:

  1. Gracias por la aportación.

    ResponderEliminar
  2. es todo en muy teorico seria de mas ayuda mas explicito y concreto se agradece la informacion gracias,

    ResponderEliminar