maribelsánchezmartínez9@gmail.com

jueves, 20 de marzo de 2014

EL DIOS ARES, EN GRECIA.

ODIADO POR LOS DEMÁS DIOSES




Es el hijo de Zeus y de su esposa Hera. El Ares de Tracia ama la batalla y tiene una hermana Eris que, difundiendo rumores e inculcándole celos, provoca situaciones para guerrear. Ares nunca favorece a nadie, nunca se adscribe fielmente a ninguna ciudad, le complace la matanza de hombres y saquear las ciudades. Recibe el odio de todos los dioses inmortales, empezando por sus propios padres Zeus y Hera, a excepción de su hermana Eris y Afrodita, a la que le une una pasión irrefrenable.
Ares no siempre salía victorioso de las batallas. Atenea le vence en más de una ocasión.
A los atenienses no les gustaba la guerra, preferían resolver los problemas pleiteando. La fuerza mayor por la que iban a la guerra era en defensa de su libertad o por otras razones tan convincentes como ésta, por lo tanto, despreciaban a los tracios porque les encantaba batallar, como manera de no perder el tiempo; para los atenienses los tracios eran unos bárbaros.
Ares sentía desprecio por los pleitos, y sólo una vez se vió obligado a presentarse porque fue acusado de la muerte de Halirrotio, uno de los hijos de Poseidón. Él se justificó alegando que Halirrotio intentó violar a su hija, Alcipe y fue absuelto. La colina en que se celebró este juicio se llamó Aerópago, y todavía se llama así; significa " la colina de la diosa propiciadora". Areia es uno de los títulos de Atenea. Su hermana Eris era la diosa de la Discordia, su hermana gemela. Hebe era otra hermana y la usaba para que le preparase el baño.
Velázquez lo pintó sentado, desplegando todos sus atributos militares, bengala en la mano derecha, casi oculta por un paño, casco sobre la cabeza, con su armadura, escudo y espada en el suelo, a sus pies.
Este cuadro se puede visitar en el Museo del Prado, en Madrid. Es un óleo sobre lienzo. Velázquez buscaba modelos de hombres repudiados por la vida, que recobraban su importancia y fama a través de su pintura, y conseguía enaltecer sus figuras por la técnica que utilizaba.
Ares también es el Dios de la Primavera, porque la estación guerrera empieza al terminar el invierno. Es el dios de la juventud, porque la guerra y la batalla es propia de los jóvenes. Ares guía en " las primaveras sagradas" a los jóvenes que van a fundar nuevas ciudades y procurarse nuevas residencias. Se le representa desnude, como joven imberbe y melancólico o como hombre maduro, con barba y muy serio. Su talla es sobrehumana y se le conoce por sus terribles gritos . Velázquez, en esta obra desacraliza al dios de la guerra. Qué nos quiso decir al pintar a Ares-Marte bastante cansado y derrotado?.





1 comentario: