maribelsánchezmartínez9@gmail.com

sábado, 31 de mayo de 2014

LA CONSTELACIÓN DE CÁNCER Y EL PESEBRE.

EL CANGREJO QUE INTENTÓ MORDER A HERACLES




Hace miles de años, la Constelación de Cáncer formaba el plano de fondo del Sol cuando este alcanzó el punto del Solsticio de verano y logró la máxima elevación sobre el Ecuador Celeste. El Sol estaba directamente por encima a lo largo de la latitud 23 N y esta línea de alrededor de la Tierra se denominó Trópico de Cáncer. Actualmente la precesión ha desplazado a la constelación de aquella posición. Los únicos objetos interesantes son dos cúmulos abiertos de estrellas, la M44 y la M67.  El M44 es conocido como Praesebre, o Pesebre.

Es una Constelación formada por estrellas que brillan muy poco y es pequeña, abarca unos 500º cuadrados del cielo. Se halla a 30º al norte de la Vía Láctea.

Se encuentra entre Géminis al Este, Leo al Oeste, Lince al Norte y Canis Minor e Hydra al Sur.
Las estrellas que la forman:  Al Tarf, próxima a la Hydra, " la mirada", en árabe, de color anaranjado.
Acubens, Sartan, " la Tenaza". Asellus Australis, " el Asno del Sur", en el centro de la Constelación y Asellus Borealis , " el Asno del Norte".

El pesebre es, sin duda, uno de los más bellos y notables del cielo. Se trata de un cúmulo abierto visible sin ayuda óptica, que además se sitúa muy cerca de la eclíptica, recibiendo, por tanto la visita de la Luna y de los planetas con asiduidad, y que localizamos en la Constelación de Cáncer.

El cangrejo era una especie de mascota para los dioses, favorita de la diosa Hera o Juno, la que invocó al cangrejo para que picase a Heracles en los dedos de los pies. Heracles aplastó y mató al cangrejo mientras luchaba contra la Hydra, un monstruo mítico con el cuerpo de perro y ocho cabezas de serpiente. Fue esta corta intervención la que le valió al cangrejo para que la celosa Hera decidiera colocarlo entre las estrellas, a un lado del León de Nemea y encima de la constelación de la terrible Hydra, la que se encuentra justo debajo de Cáncer.



Otra leyenda es la de Mesopotamia; se creía que Cáncer simbolizaba una puerta de acceso a las almas, las que llegaban de viaje por las estrellas y descendían al mundo para nacer como seres humanos.

El dios Dioniso fue el que elevó al cielo a los Asnos. “Cuando los Dioses partieron a la guerra contra los Gigantes o Titanes, se dice que el dios Dioniso, Hefesto y unos sátiros, subieron a lomo de unos asnos; cuando los Gigantes aún no los habían divisado, los asnos se pusieron a rebuznar hallándose a corta distancia, y los Gigantes echaron a correr al oír los rebuznos. En recompensa por dicha acción los Asnos pasaron a formar parte de la Constelación de Cáncer, a la zona de poniente. La Nebulosa Paesebre, da la impresión de estar flanqueada por los Asnos”. Eratóstenes.

Otro mito cuenta que eran los Asnos que permitieron a Dioniso, enloquecido por Hera, atravesar una laguna yendo hacia el Oráculo de Dodona. El dios otorgó capacidad de habla a uno de los animales, el cual compitió posteriormente con Príapo por la longitud del miembro viril. Como el concurso lo ganó el Asno, Príapo le dio muerte. Después Dioniso catasterizó a los animales.



En Egipto, esta Constelación es el escarabajo, el dios Khepri. En la creación, este dios empujaba al Sol a través del cielo. El escarabajo va creando una bola, y va rodando hasta que se crea a sí mismo.

"En el zodíaco de Denderah, el signo Cáncer está representado por un coleóptero, llamado en Egipto, el escarabajo. La palabra "escarabajo" signi­fica "unigénito"; se halla por lo tanto, por el nacimiento, dentro de la encarnación, o en relación al aspirante, por el nuevo nacimiento. El mes de junio era llamado en el antiguo Egipto "meore”, que significa asimismo “renacimiento", y así ambos, el signo y el nombre, sostienen firmemente ante nosotros el pensamiento del apoderarse de la forma y del acceder a la encarnación física. En un antiguo zodíaco de la India fechado alrededor del 400 A.C., el signo es representado asimismo por un coleóptero.

Los chinos llamaban a este signo "el pájaro rojo”, pues el rojo es el símbolo del deseo, y el pájaro es el símbolo de esa proyección hacia la encarnación y de su aparición en el tiempo y el espacio. El pájaro aparece bastante frecuentemente en el zodíaco y en las antiguas historias mitológicas; Hamsa, el pájaro de la tradición hindú, "el pájaro fuera del tiempo y del espacio", permanece igualmente para la manifestación de Dios y el hombre.

Desde la oscuridad, el pájaro cruza como un relámpago y vuela a través del horizonte en la luz del día, desapareciendo nuevamente dentro de la oscuridad. Nuestra palabra "ganso", viene de la misma raíz sánscrita, a través de los islandeses, y cuando nosotros decimos, “que ganso eres", estamos haciendo realmente una afirmación de lo más esotérica; le estamos diciendo a otro ser humano: "Eres el pájaro fuera del tiempo y del espacio, eres el alma que toma forma; ¡eres Dios encarnado!".

El cangrejo vive mitad en la tierra y mitad en el agua. Es, por lo tanto, el signo del alma morando en el cuerpo físico, pero viviendo predominantemen­te en el agua, que es el símbolo de la naturaleza emocional, sensible". Alice Bailey.



No hay comentarios:

Publicar un comentario