maribelsánchezmartínez9@gmail.com

domingo, 11 de mayo de 2014

LA MUERTE DEL MINOTAURO.

EL HILO DE ARIADNA Y TESEO




Para mantener la paz entre cretenses y atenienses, Atenas, enviaba siete muchachos y siete doncellas cada nueve años al Laberinto de Creta, donde les esperaba el Minotauro Asterio para devorarlos, era un monstruo con cabeza de toro que guardaba el rey Minos en el Laberinto que le construyó Dédalos.
Teseo es hijo de Egeo y de Etra; la paternidad la comparte con Poseidón, que yació también con ella. Poseidón le concedió a Egeo la paternidad de todos los hijos que tuviese Etra en los cuatro meses siguientes, según Robert Graves. En un lugar llamado Genetlio, en el camino que va de la ciudad al puerto de Trecén, Etra dio a luz un niño, que inmediatamente le dió el nombre de Teseo. Otros dicen que Teseo se crió en Maratón. 
Estando en Atenas, Teseo sintió lástima por los padres  cuyos hijos e hijas eran elegidos por sorteo para  servir de alimento al monstruo y él mismo se ofreció a ir voluntariamente, a condición de que si vencía al Minotauro quedaría anulado ese tributo para siempre.
La hija del rey Minos, al ver a Teseo, se enamoró de él y le prometió ayuda para matar al Minotauro, si Teseo la llevaba consigo a Atenas como su esposa.
 Teseo acepta el ofrecimiento de Ariadna y ella, localizó al artífice del Laberinto, Dédalos, quien le dió un ovillo de hilo mágico con las instrucciones para entrar y salir de él.
Ariadna, le entregó una espada y el ovillo de hilo mágico a Teseo, le dijo que atase el cabo a un dintel y que lo fuese desenredando a medida que avanzaba por los tortuosos pasillos del Laberinto, hasta llegar al lugar más recóndito donde dormía el monstruo, al que debía asir por el cabello y sacrificar en honor a Poseidón; luego podría volver siguiendo el hilo enrollando y formando de nuevo el ovillo.
Cuando Teseo salió del Laberinto, junto con Ariadna y la tripulación, embarcaron rumbo a Atenas, haciendo escala en Naxos, donde no se sabe bien el por qué, dejó a Ariadna en la playa donde se había quedado dormida.


Ariadna, cuando despierta del sueño, ve cómo se aleja la nave de su amado Teseo, llora desconsoladamente, y sus lamentos llegaron hasta el Olimpo, siendo socorrida por Dioniso, que apareció allí en la playa en su ayuda, seguido de su cortejo de sátiros y ménades, tratándola con mucha amabilidad y cariño. Terminó casándose con ella y le puso en la cabeza una corona que hizo Hefesto, que luegó se convirtió en Constelación, la Corona Borealis. Dioniso era el dios del Vino y siempre andaba ebrio. Hijo de Zeus y Sémele. 



Es el dador del éxtasis y nació en la isla de Naxos. Dioniso es el dios dador de una sustancia que haría a los hombres olvidar sus penas; el vino. Ariadna se convierte en una de las Bacantes que acompañan a Dioniso. 
Con el Hilo de Ariadna, cada uno de nosotros vamos hilando nuestro destino. Ariadna es tejedora como Aracné, con su telaraña. Un laberinto tiene semejanza a una tela de araña. ¿ no es cierto? 


Dioniso y Ariadna figuran en representaciones de Copas Griegas, están juntos en una Kliné, que sirve tanto para tenderse como para comer y beber. La Kliné tiene connotaciones eróticas. Todas las parejas divinas tienen al lado de su Kliné una mesa, que en los banquetes se utilizaba para poner comida. La presencia de los sátiros nos hablan del Deseo. Aquí, en la imagen, en el cortejo de Dioniso, vemos a Laoconte rodeado por una serpiente, simbolizando lujuria y fertilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario